Muy buenas chicas! Qué tal?

Hoy vengo con un post que hace meses que quería escribir… Si lo recordáis, el pasado mes de abril, la Organización Mundial de la Salud publicaba un informe con los países con una mayor esperanza de vida. 

Los españoles nos quedábamos boquiabiertos viendo que estábamos en el segundo lugar del ranking, justo detrás de los japoneses. En España, tenemos una esperanza media de vida de 84 años mientras que en Japón, 86 y en Suiza, que nos sigue por detrás, tienen una esperanza de vida media de 83. Por la cola, mujer practicando yoga como antiagingencontramos países de África como Lesoto, República Centro Africana y Sierra Leona con 53 años de vida de media.

Otra buena noticia es que, según un estudio de la Universidad de Washington,  España será el país con una mayor esperanza de vida en el mundo el año 2040. Para entonces, si se cumplen los pronósticos, viviremos una media de 85,8 años y Japón 85,7. 

Llegados a tal punto, lo importante no es solo vivir más años sino con una mejor calidad y sintiéndonos activos, felices y con energía. ¿Pero qué podemos hacer?

Las bases para tener una vejez de mayor calidad, las establece la medicina del envejecimiento o medicina antiaging que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas una vez que llegan a su etapa de senectud. La medicina del envejecimiento no solo trata durante la vejez sino que sobre todo, promueve la prevención:

Cardio

Es importante realizar ejercicio aeróbico al menos dos o tres veces por semana al menos 45 minutos. En las personas jóvenes y adultas el ritmo puede ser mayor, pero en la madurez simplemente notando que las pulsaciones nos suben un poco y nos cuesta hablar, ya es suficiente para mejorar el sistema cardiovascular. Asimimo, en personas con baja resistencia aeróbica y que precisan ayuda para realizar las tareas de la vida cotidiana, la práctica de un ejercicio físico mejorará su consumo máximo de oxígeno y les hará ganar independencia. *

Flexibilidad

Con los años vamos perdiendo flexibilidad de la musculatura, podemos notar que los músculos se van entumeciendo y la mejor manera de prevención es realizar al menos una o dos sesiones de flexibilidad a la semana. No es necesario realizar el espagat, pero sí sesiones de estiramientos suaves que podemos encontrar en clases de yoga, pilates, ballet para adultos,… Con ello, notaremos como los músculos van recuperando movilidad, mejoramos nuestra agilidad y tenemos menos dolores musculares.

Trabajo de fuerza

A medida que pasan los años, se pierde masa muscular, es lo que se conoce como sarcopenia. En un estado avanzado, las consecuencias de la pérdida de masa muscular las notamos en que tenemos más dificultad para caminar, subir escaleras y somos más lentos realizando las actividades básicas de la vida diaria como ir a la compra, coger un objeto del suelo,… Estas dificultades aumentan el riesgo de caídas y por lo tanto de fracturas. **

Si realizamos de forma constante y habitual ya desde nuestra juventud o madurez un trabajo de fuerza en el gimnasio 3 ó 4 veces por semana donde combinemos entrenos de tren superior  y de tren inferior, ayudaremos a mantener o mejorar la masa muscular a la vez que no perderemos potencia muscular. 

Llevar una dieta saludable

Es importante realizar una dieta sana y equilibrada donde hemos de tener en cuenta al menos estos cuatro puntos:

Debemos realizar  una nutrición donde incluyamos una gran cantidad de antioxidantes presentes en la fruta, verdura y productos naturales.

Escoger alimentos ricos en grasas mono y poliinsaturadas como, por ejemplo:, el aceite de oliva, frutos secos, pescado azul, semillas,…

Tercero, realizar en todas las comidas una ingesta suficiente de proteínas para mantener la masa muscular y evitar la sarcopenia,

Cuarto, beber mucha agua durante a lo largo el día aún sin tener sensación de sed.  Una correcta hidratación nos ayudará al buen funcionamiento de nuestro organismo: Mejorará la tensión arterial, facilitará la oxigenación de las células cerebrales con lo que mejoraremos el estado de alerta, mejorarán las digestiones y la absorción de nutrientes, la elasticidad de la piel, articulaciones, músculos,…

Sueño reparador

Por último, tener un sueño reparador donde descansemos profundamente para ello es importante evitar cenas muy copiosas, cenar al menos dos horas antes de ir a dormir, evitar ver en la televisión programas y películas con mucha acción y atenuar las luces de la sala donde estaremos las últimas horas del día. De esta manera, la glándula pineal segregará niveles suficientes de melatonina (la hormona del sueño) y será más fácil conciliar el sueño y descansar. De manera, que notaremos que nos levantamos más descansados y con más energía para realizar la actividad diaria.

Si seguimos todos estos consejos tanto en nuestra juventud como durante la madurez y vejez, nuestros últimos años además de ser más numerosos que en el resto de países, serán de una mayor calidad y más felices. No es trata de vivir más, sino de vivir mejor

Fuentes: 

* https://fundaciondelcorazon.com/ejercicio/para-mayores/987-beneficios-de-la-practica-deportiva-para-mayores.html

** http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112006000600007

Comparte en las redes sociales

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

Facebook

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

google--ok

Twitter

vimeo y blog de moda

instagram