chica pesándose para explicar que es la tumba metabólica¡Muy buenas tod@s! Hoy estoy de vuelta con un consejo de nutrición en el que quiero hablaros de un término que escuché hace unos meses en clase de fisiopatología y que me llamó mucho la atención: La Tumba metabólica. 

Pese a lo llamativo del nombre, inmediatamente después supe que era un término más ‘cool’ para referirse a metabolismo lento o hipometabolismo. Su consecuencia, como muchos sabéis es la dificultad para perder grasa y reducir peso.

¿Qué puede provocar la tumba metabólica?

Básicamente, las dietas restrictivas y dietas milagro. Este tipo de dietas son muy atractivas porque con ellas se suele perder mucho peso en poco tiempo, esto es debido a que son dietas hipocalóricas (aportan muy poca energía y nutrientes), de manera que las primeras semanas se pierde mucho peso, básicamente agua, después un poco menos y finalmente, hay una adaptación de nuestro metabolismo. De manera que pese a seguir comiendo lo mismo, se deja  de perder peso. 

El siguiente paso, es volver a reducir un poco más las calorías y restringir todavía más  los alimentos. Se vuelve a perder peso durante un tiempo, nunca tanto como al principio, hasta que de nuevo dejamos de perder y vuelta a empezar. 

Finalmente, la persona no puede mantener esta dieta, la abandona, vuelve a los hábitos nutricionales que tenía previamente y tiene un efecto rebote bestial porque su metabolismo se ha acostumbrado a las calorías y restricciones que se le ha aportado durante meses (se ha enlentecido). Además, nuestro metabolismo no sabe durante cuanto tiempo habrá bonanza, de manera que el cuerpo se convierte en un ‘banco que quiere ahorrar’ todos los nutrientes que pueda para que cuando vuelva a haber otra época de vacas flacas, tener reservas. En estos casos, podemos decir que tenemos un metabolismo lento.

Síntomas de la tumba metabólica

El primer síntoma y el más claro es que cuando intentamos bajar de peso y perder grasa, no podemos o nos cuesta muchísimo y si por el contrario, realizamos una nutrición con una ingesta calórica adecuada a nuestra actividad, composición corporal, edad,… nuestro porcentaje de grasa y nuestro peso aumentan.

También al estar manteniendo dietas hipocalóricas y restrictivas, notaremos que tenemos dolores de cabeza recurrentes, presión baja y sensación de frío constante pese a que los demás no tienen.

Otro síntoma muy habitual es el estreñimiento. Debido a que el metabolismo se ha enlentecido, el bolo alimenticio viajará más despacio de lo habitual por el intestino delgado para que éste pueda aprovechar al máximo los pocos nutrientes que se le aportan. El bolo seguidamente, llegará al intestino grueso donde se absorbe el agua. Aquí, el bolo también viajará despacio, de manera que al estar más tiempo en el intestino grueso se absorberá más agua de la que se debería, lo que provocará que las heces sean más secas y duras.

¿Qué hemos de evitar?

Dietas milagro.

Dietas hipocalóricas.

Ponernos a dieta por nuestra cuenta.

Eliminar grupos de alimentos porque sí, sin ningún tipo de recomendación médica o dietética.

No hacer deporte.

¿Podemos recuperarnos de la tumba metabólica?

Sí, pero es un trabajo que el paciente debe hacer bajo la supervisión de un profesional. Para salir de la tumba se debería aumentar la ingesta calórica progresivamente mediante el aumento de los hidratos de carbono y la reducción de grasa. 

Por otro lado, el trabajo de fuerza para aumentar la masa muscular es imprescindible, porque como ya os he comentado muchas veces, la masa muscular es un tejido metabólicamente activo (gasta más calorías para poder mantenerse). En este proceso, los pacientes aumentarán el peso, pero será debido a la mejora de la masa muscular y no, del porcentaje de grasa. En este punto, los pacientes deben confiar en el dietista que los está llevando, porque  para poder recuperar el metabolismo se debe pasar al principio por un aumento de peso. Eso no quiere decir que se esté engordando, se puede estar perdiento grasa y mejorando la masa muscular.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Low-carbohydrate diet induces metabolic depression: a possible mechanism to conserve glycogen.

Winwood-Smith HS, Franklin CE, White CR.

Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol. 2017 Oct 1;313(4):R347-R356. doi: 10.1152/ajpregu.00067.2017. Epub 2017 Jul 12.

Obesity Energetics: Body Weight Regulation and the Effects of Diet Composition.

Hall KD, Guo J.

Gastroenterology. 2017 May;152(7):1718-1727.e3. doi: 10.1053/j.gastro.2017.01.052. Epub 2017 Feb 11. Review.

PMID: 28193517

 

MIS ÚLTIMOS POSTS

¿Quién soy?

Quién soy?

 

 

Hablando de nutrición es un blog de nutrición y estilo de vida saludable con recetas saludables para comer bien y sentirse mejor

Hablando de nutrición es un blog de nutrición y estilo de vida saludable con recetas saludables para comer bien y sentirse mejor

 

Comparte en las redes sociales

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

Escribir un comentario


@hablandodenutricion en instagram

Sígueme en redes:

facebookinstagram

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Nutrición y menopausia

Suscríbete a mi newsletter y mantente al día de mis consejos sobre nutrición y recetas saludables.

Sígueme en  instagram